¿Cuáles son las diferencias entre el correo POP e IMAP?

INICIO / BLOG / ¿Cuáles son las diferencias entre el correo POP e IMAP?

¿Cuenta de email con POP o IMAP?

¿Correo POP o IMAP? Esta es una consulta que se formula con frecuencia en nuestro centro de atención al cliente, por ello vamos a intentar mostraros los conceptos y características que diferencian a ambos protocolos.

A la hora de configurar tu cuenta de correo seguro que te has preguntado cuáles son las diferencias entre POP e IMAP y cuál de los dos protocolos de transferencia de email es la más aconsejable de usar. En este artículo, vamos a explicar cuales son las principales diferencias entre el POP y el IMAP, y conocerás que configuración es la que mas te conviene.

POP e IMAP son los dos protocolos de recepción de correo electrónico más utilizados, son soportados por la mayoría de los servidores de correo electrónico y programas clientes como Windows Live Mail o Mozilla Thunderbird. El significado de las siglas es el siguiente IMAP Internet Message Access Protocol y POP Post Office Protocol.

POP

El POP es un protocolo de transferencia de correos, la función del POP es la de descargar los correos que están en la bandeja de entrada (en tu equipo), esta opción es muy aconsejable cuando tienes poco espacio en el servidor de correo, de esta manera y al descargarte los correos puedes eliminarlos del servidor.

Si lo configuras de esta manera, podrás ahorrar espacio en el servidor, además, cuando configuras tus cuentas a través de POP puedes marcar la opción de borrar los mensajes del servidor automáticamente para no tener que borrarlos manualmente.

Esta opción es muy recomendable, cuando vas a recibir un gran tráfico de correos, pues si se te llena el buzón de correo, perderás los correos cuando se te llene el buzón de correo, es aconsejable cuando se va a configurar en sobremesas o portátiles.

IMAP 

El IMAP es un protocolo de transferencia de correos, su función es leer los correos junto con las bandejas que hay en el servidor, de esta manera, los mensajes siempre los tienes en el servidor, esta opción es menos aconsejable, pues si por algún motivo se te llena el buzón de correo, no recibirás los correos que te envíen.

Esta opción es poco recomendable, si por ejemplo necesitas ver un correo y te quedas sin Internet, no podrás verlo porque no podrás tener comunicación con el servidor. En cambio si tuvieras POP podrías verlo.

¿Diferentes?

Nuestros planes de hosting soportan ambas configuraciones. Sin embargo, existen varias diferencias, pero digamos para situar a cada uno, que IMAP está enfocado a la gestión del correo desde dispositivos o terminales diferentes, con la particularidad que el correo gestionado o leído no vuelva a aparecer como nuevo cuando consultemos el correo en otro terminal. Es decir nos permite tener sincronizado el correo en diferentes dispositivos.

Veámoslo con un ejemplo. Supongamos que en el transporte público vamos gestionando nuestro correo con nuestro teléfono, contestando correos, borrando otros, etc… Pues bien cuando lleguemos a la oficina nos encontraremos el correo tal y como lo hemos dejado con el teléfono, los mensajes leídos aparecerán como leídos, los eliminados no estarán, etc…

Una de las principales ventajas del protocolo POP es que al consultar el correo puedes bajar todos los mensajes a tu dispositivo y una vez allí puedes consultarlos sin necesidad de tener conexión a internet. Incluso puedes contestarlos y dejarlos pendientes para que en la siguiente vez que haya conexión, se produzca el envío de todos ellos.

En cuanto a POP sólo se puede conectar un usuario para descargar el correo electrónico y con IMAP se pueden conectar más de un usuario a la misma cuenta.

¿Cuál es mas recomendable, POP o IMAP?

En cuanto a lo más recomendable, si POP o IMAP, eso depende del uso que des a tu correo y el modo de conexión.

Básicamente tienes que tener en cuenta, que con IMAP tienes que estar conectado a Internet todo el tiempo que leas tu correo y contestes los mensajes. Si pierdes la conexión a Internet no podrás acceder a tu correo recibido, porque está almacenado en el servidor de correo y no en tu dispositivo. Y con POP si descargas los mensajes, se guardarán en tu dispositivo y tendrás que tenerlo contigo para leer el correo antiguo.

Si los miras por IMAP seguirán almacenándose en el servidor hasta que los borres. Por eso IMAP puede ser una buena idea si consultas el correo desde distintos lugares habitualmente. Con POP también puedes mantener los mensajes en el servidor, pero no estarán sincronizados, es decir que si tu gestionaste el correo en el trayecto al trabajo con tu móvil, al llegar a la oficina encontrarás todos los correo como no leídos.

Si después de este manual sobre las diferencias entre POP e IMAP y que configuración recomendamos sigues teniendo dudas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.